sábado, 19 de agosto de 2017

Exposición: "Araúzo de Miel y el mundo romano, los dinosaurios y el archivo municipal"

Libro y exposición rememoran la historia de Araúzo desde los dinosaurios 


Huevo de dinosaurio (yacimiento de Araúzo de Miel). / Museo de Dinosaurios
Un libro recién editado y una exposición con elementos cedidos por el Museo Provincial de Burgos y el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes, además de colecciones privadas, rememora la historia de Araúzo de Miel (Burgos) remontándose hasta la época de los dinosaurios.

El autor del libro, Alfonso Benito, ha realizado un trabajo de investigación durante diez años para dar forma a un trabajo en el que incluye los huevos de dinosaurio fosilizados que se encontraron en la localidad.

Cristal tallado con rostro humano de la villa romana de
"El Pontón" , en Araúzo de Miel. / Museo de Burgos.

Pero también se detiene en otros momentos de la historia de la localidad hasta el siglo XVIII, con una especial atención a la época romana y a los restos de dos villas de ese momento histórico que están documentadas, especialmente la "Villa Romana del Pontón".

La exposición, que estará abierta hasta principios de septiembre, incluye varias de las piezas a las que hace referencia el libro, entre ellas platos de cerámica y estucos de pared de las villas romanas.

En rueda de prensa, Benito ha destacado también un capítulo especial del libro dedicado a los programas de fiestas de la localidad desde 1925 y una recopilación de carteles de festejos taurinos desde 1929 hasta 2016 en esta localidad de algo más de 400 habitantes. 
EFE

viernes, 18 de agosto de 2017

Cómo los animales pueden llegar a convertirse en piedras. Los fósiles.

Todos en algún momento nos ha gustado escuchar historias de dinosaurios y de criaturas pasadas que habitaban la Tierra. Investigando, es inevitable encontrarnos frente a los fósiles, las evidencias más directas de criaturas que se extinguieron hace millones de años.

Podemos reconstruir gracias a ellos, qué animales habitaban en aquél entonces. Como un gran puzzle que poco a poco se reconstruye y nos muestra cómo eran antes las cosas. ¿Pero que es lo que lleva exactamente a una criatura de carne y huesos convertirse en piedra?

¿Qué es un fósil?

Fósil viene de la palabra en latín “fossilis”, que significa “excavado”. Pueden considerarse como fósiles los restos de organismos así como de su actividad, por ejemplo, huellas fosilizadas. Éstos restos, suelen conservarse en rocas sedimentarias, que pueden haber sufrido transformaciones en su composición. Una es por diagénesis, que es la formación de una roca sedimentaria a partir de sedimentos. La otra es por metamorfismo dinámico, que es cuando una roca sufre una transformación sin cambio de estado por presiones y temperaturas distintas a la que la originaron.

Para ser llamado “fósil”, es necesario que tenga cómo mínimo una edad de 10.000 años de antigüedad. Es decir, que podemos encontrarlos tanto en el holoceno, que es la época actual, hasta el Eón Arcaico, hace algo más de 4 mil millones de años. Su tamaño, puede variar a partir de lo que contengan, desde micrómetros por bacterias fosilizadas hasta de muchos metros cómo los enormes dinosaurios. Como no, hay fósiles de muy reducido peso hasta otros de muchas toneladas.

¿Cómo se forman?

La formación de los fósiles puede ocurrir por varios tipos de procesos de fosilización. El más común es el de la petrificación, llamado por mineralización. Otros procesos serían el de carbonización, fundición y moldes, y la momificación. A continuación vamos a ver sus diferencias.

Formación por mineralización

Lo primero en desaparecer cuándo un animal muere son sus restos orgánicos. Este proceso, que es el más habitual en la formación de un fósil, deja en el lugar, todo lo que es el esqueleto, exoesqueleto, huesos, dientes, etc. Si nada más ocurre, con el tiempo, poco a poco estos restos van siendo enterrados. El agua que se filtra aunque hayan varias capas de tierra encima, lleva minerales a los restos de esqueleto que allí abajo se encuentran. Paulatinamente, y con el paso del tiempo, hace que los restos sean convertidos en piedra. Por esto mismo se llama también petrificación.

Formación por carbonización

Una pérdida de sustancias gaseosas, principalmente el oxígeno, hidrógeno y nitrógeno, dejan en el lugar una película de carbono. Este tipo de fosilización es más frecuente en plantas sobretodo, como cuándo por ejemplo, las hojas o ramas quedan aplastadas entre rocas.

Formación por fundición y moldes

Este tipo de fósil ocurre como una impresión en negativo o positivo. Es decir, en negativo sería una copia invertida de lo que fue y en positivo es una copia tal como fue. Al respecto, pueden presentarse de 3 maneras: 
  1. Exterior: Forma una impresión del organismo en negativo, puede ser a partir de la piel de un animal o la superficie de una concha, por ejemplo. El organismo queda cubierto en su superficie por algún material, como el barro. Con el paso del tiempo la roca conserva el perfil del animal que se recubrió.
  2. Interior: Ocurre cuando el material entra dentro del organismo, en el ejemplo de la concha por ejemplo, ésta se va rellenando con el tiempo del material. El animal se va descomponiendo con el tiempo, y los materiales atrapados dentro obtienen la forma del animal que hubo.
  3. Contra de molde: Es una copia idéntica del animal, aunque es más difícil que se produzca. Para que esto ocurra, un primer molde debe existir interna o externamente, y así, un segundo molde en el sitio contrario, crean una réplica de cómo fue el organismo. 
Formación por momificación

En este proceso el organismo se conserva casi tal cual existió. Para ello, es necesario que el animal quede atrapado en el material, y que éste sea resistente a la descomposición y además sea impermeable. Por ejemplo, un mosquito atrapado en ámbar, o un mamífero atrapado en el hielo.

¡Y ahora a investigar! Esperamos que a partir de ahora cuando veas un fósil, puedas ver además el proceso que lo ha hecho ser posible!

Un estudio revela el proceso por el que se mantienen preservados los fósiles

Un estudio liderado por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha revelado que las comunidades microbianas complejas pudieron ser uno de los principales mecanismos en la formación de fósiles, facilitando que actualmente existan restos de diversas especies "excepcionalmente bien preservados".

La investigación, cuyos resultados se han publicado en la revista Scientific Reports, ha sido realizada desde los laboratorios de ecología microbiana y paleontología de la UAM, según ha indicado el propio centro, cuyo estudio ha aportado nuevas herramientas para comprender e interpretar algunos de los restos encontrados.

Los autores de estos experimentos han confirmado que la presencia de los tapetes microbianos retrasa "de forma muy significativa" la descomposición de los cadáveres de la rana enana africana Pipidae, unos resultados que conectan de forma directa con el registro fósil.

Estos experimentos, por lo tanto, permiten conocer mejor las condiciones en las que se pudieron haber formado aquellos restos, según ha destacado la investigadora del Laboratorio de Ecología Microbiana de la UAM, Anabel López-Archilla.

Otro aspecto importante que se destaca en el artículo es que la fosilización de las ranas no se produce de forma homogénea, argumentando que el proceso estuvo relacionado con la mineralización del organismo de los seres vivos, a través de una transformación permitiría su conservación durante millones de años.

Por su parte, el investigador de la Universidad de Borgoña y autor del trabajo, Miguel Iniesto, ha apuntado que los resultados pueden explicar algunos aspectos de los fósiles encontrados en el yacimiento de Libros, así como de fósiles de Las Hoyas (Cuenca), que datan del Cretácico y tienen alrededor de 120 millones de años.

Con todo, los autores destacan la necesidad de continuar con la experimentación a muy largo plazo, y compararla con el registro fósil para determinar el impacto real de esta comunidad de microorganismos en aquellos yacimientos en los que pudieron estar presentes en el momento de su formación.


Siete flores de 100 millones de años halladas en perfecto estado de conservación

Myanmar, la región anteriormente conocida como Birmania, no para de entregar a la ciencia preciosos trozos de ámbar con episodios cruciales de la historia de la vida en la Tierra. En este caso, una historia de 100 millones de años.

La Tropidogyne pentaptera, identificada en trozo de ámbar de 100 millones 
de años (George Poinar Jr./Universidad de Oregón).
La revista Palaeodiversity da cuenta del descubrimiento del equipo liderado por George Poinar Jr., profesor emérito de la Facultad de Ciencias de la Universidad Estatal de Oregón: siete flores completas de esta edad han sido reportadas en un solo estudio. Las flores van de 3,4 a 5 milímetros de diámetro, lo que requiere estudio bajo un microscopio.

Las flores descubiertas han sido bautizadas como Tropidogyne pentaptera, por los cinco sépalos firmes que ostentan.

"El ámbar preservó tan bien las partes florales, que parecen que fueron recogidas del jardín", dijo Poinar. "Los dinosaurios pueden haber golpeado las ramas que dejaron caer las flores en depósitos de resina en la corteza de un árbol de araucaria, que se cree que ha producido la resina que se fosilizó en el ámbar. Los árboles de araucaria se relacionan con los pinos kauri que se encuentran hoy en Nueva Zelanda y Australia. Y los pinos kauri producen una resina especial que resista al desgaste. "

Estudios anteriores del mismo equipo ya habían dado con otra especie en el mismo género de angiospermas, la Tropidogyne pikei, nombrada en honor a su descubridor, Ted Pike.

"La nueva especie tiene sepalos veteados, propagación, un disco de néctar y un ovario inferior con nervaduras como la T. pikei", dijo Poinar. "Pero es diferente en que es bicarpelada [tiene dos carpelos, que son las hojas que integran el sistema reproductivo de la flor], con dos pistilos alargados y delgados y un ovario inferior veteado sin glándulas terminales pigmentadas oscuras como la T. pikei."

Ambas especies pertenecen a la familia Cunoniaceae, una familia de plantas leñosas que abunda en el hemisferio sur. La T. pentaptera era probablemente un árbol de selva tropical.

Por su forma y patrón de nervaduras, se asemejan a las del género Ceratopetalum, de Australia y Papua-Nueva Guinea, al que pertenece el arbusto de Navidad de Nueva Gales del Sur, por sus cinco sépalos que se tornan rojo brillante cerca de la Nochebuena.

¿Cómo la especie T. pentaptera tiene tanta familiaridad con otras naturales de hábitats a más de 6.400 km, cruzando un océano hacia el sureste? Según Poinar, tomando en cuenta la historia geológica de las regiones, probablemente Myanmar fue parte de la Gran India que se separó del hemisferio sur, el supercontinente Gondwanaland, y se desplazó al sur de Asia. Ello, claro, cuando la Tierra concentraba su superficie firme en un gran trozo llamado Pangea que se comenzó a partir hace 175 millones de años. Gondwana se formó antes que Pagea pero gradualmente se integró a ella.

Otros importantes fósiles en ámbar han sido hallados este año en Myanmar. Entre los más resaltantes para la ciencia, una avispa tambiénde 100 millones de años y la cola de un dinosaurio emplumado en excepcional estado de conservación.


Un estudio identifica al 'Chilesaurus' como el 'eslabón perdido' de los dinosaurios

Un dinosaurio extraño que parecía una rapaz pero que, de hecho, era vegetariano, puede ser el 'eslabón perdido' entre los dinosaurios que comen plantas y los terópodos, el grupo que incluye a carnívoros como el 'Tyrannosaurus rex' y el 'Velociraptor'.

Un estudio identifica al 'Chilesaurus' como el 'eslabón perdido' de los dinosaurios 
MADRID | EUROPA PRESS
Investigadores de la Universidad de Cambridge y el Museo de Historia Natural han utilizado un amplio conjunto de datos para analizar más de 450 características anatómicas de los primeros dinosaurios y colocar correctamente a la criatura --conocida como 'Chilesaurus'-- en el árbol genealógico de los dinosaurios. Sus resultados, publicados en la revista 'Biology Letters', sugieren que el 'Chilesaurus' llena una gran brecha entre dos de los principales grupos de dinosaurios, y muestra cómo la división entre ellos puede haber ocurrido.

'Chilesaurus', que fue descubierto en el sur de Chile, fue descrito por primera vez en 2015. Este dinosaurio vivió durante el periodo Jurásico Superior, hace unos 150 millones de años, y tiene una extraña colección de características físicas, lo que dificulta su clasificación. Por ejemplo, su cabeza se asemeja a la de un carnívoro, pero tiene dientes planos para moler vegetales.

"Chilesaurus' casi parece que fue cosido de diferentes animales, por lo que desconcertó a todo el mundo", afirma el estudiante de doctorado en el Departamento de Ciencias de la Tierra de Cambridge Matthew Baron, primer autor del estudio. 

Investigaciones anteriores sugirieron que este peculiar dinosaurio pertenecía al grupo 'Theropoda', el grupo de dinosaurios con forma de lagartija que incluye al 'Tyrannosaurus', pero el nuevo estudio concluye que, probablemente, fue un miembro muy temprano de un grupo completamente diferente, llamado 'Ornithischia'. Esta reorganización en el árbol de la familia de los dinosaurios tiene implicaciones importantes para comprender los orígenes de este grupo, el 'Ornithischia', que incluye a dinosaurios como 'Stegosaurus', 'Triceratops' e 'Iguanodon'.

Los dinosaurios con forma de pico tienen varios rasgos físicos comunes. Los dos más notables son: una estructura de cadera invertida, parecida a un pájaro; y una estructura parecida a un pico para poder comer. Las caderas invertidas permitían sistemas digestivos más grandes y complejos, lo que a su vez permitía que los comedores de plantas más grandes evolucionaran.

Aunque 'Chilesaurus' tiene una estructura de cadera similar a la de un pájaro y tiene dientes planos para triturar plantas, no posee el distintivo pico de muchos otros dinosaurios con cola de pájaro, que es lo que hace que este hallazgo sea tan importante.

"UNO DE LOS DINOSAURIOS MÁS DESCONCERTANTES"

"Antes de esto, no había especímenes de transición, no sabíamos en qué orden evolucionaron estas características --señala Baron--. Esto demuestra que en los dinosaurios con cabeza de pájaro, el intestino evolucionó primero, y las mandíbulas evolucionaron más tarde. Llena el vacío bastante bien".

"Chilesaurus' es uno de los dinosaurios más desconcertantes e intrigantes jamás descubiertos", indica por su parte el coautor de la investigación, el profesor Paul Barrett, del Museo de Historia Natural. "Su extraña mezcla de características lo coloca en una posición clave en la evolución de los dinosaurios y ayuda a mostrar cómo algunas de las divisiones realmente grandes entre los grupos principales podrían haber surgido", añade.

"Había una división en el árbol familiar de los dinosaurios, y las dos ramas tomaron diferentes direcciones evolutivas", explica Baron, que opina que esto parece haber ocurrido debido al cambio en la dieta de 'Chilesaurus'. "Parece que se hizo más ventajoso para algunos de los dinosaurios que comían carne empezar a comer plantas, posiblemente incluso por necesidad", considera.

A principios de este año, el mismo grupo de investigadores sostuvo que los grupos familiares de dinosaurios necesitaban ser reordenados, redefinidos y renombrados. De hecho, en un estudio publicado en 'Nature', los investigadores sugirieron que los dinosaurios en forma de pájaro y los dinosaurios con forma de lagarto como el 'Tyrannosaurus' evolucionaron a partir de un antepasado común, volcando potencialmente más de un siglo de teoría sobre la historia evolutiva de los dinosaurios.

Aunque su conjunto de datos ya ha arrojado algunos resultados sorprendentes, los investigadores afirman que, ya que actualmente sólo analiza los primeros dinosaurios, probablemente se encuentren muchas más sorpresas acerca de la evolución de los dinosaurios, una vez que las características de los dinosaurios posteriores sean añadidas.

Salas de los Infantes ultima la candidatura del Museo de Dinosaurios al 1,5% Cultural

  • El municipio prepara la documentación para presentarse a la convocatoria de ayudas del Ministerio de Fomento
  • Ada Marcos, de Agrupación Cívica Salense, afirma que sería una ayuda “justa” tras los 220 millones invertidos en Castrovido
  • La parcela en la que se ubicaría el nuevo centro ya está elegida y ahora le toca a la Junta definir plazos y actuaciones

Las instalaciones del Museo se han quedado pequeñas. BC
El Ayuntamiento de Salas de los Infantes ultima su candidatura para solicitar la inclusión del nuevo Museo de Dinosaurios en las ayudas del 1,5 por ciento Cultural, con cargo al Ministerio de Fomento. Una empresa especializada trabaja en la documentación, para presentar un proyecto que se ajuste a la convocatoria, cuyo plazo de solicitudes se cierra este 17 de agosto. La iniciativa es “ilusionante y justa”, ha asegurado la concejal Ada Marcos, portavoz de la Agrupación Cívica Salense (A.C.S.).

Marcos ha recordado que el Gobierno ha invertido 220 millones de euros en la presa de Castrovido, así que a Salas le correspondería un proyecto del 1,5 por ciento Cultural, y qué mejor que el nuevo Museo de Dinosaurios, impulsado en colaboración con la Junta de Castilla y León. La documentación para la candidatura es técnica, ha explicado la conceja, para aprovechar al máximo la convocatoria y no dejar que se escape esa ayuda ministerial que sería muy interesante para llevar a buen puerto el Museo de Dinosaurios.

“Esta financiación sería muy importante, porque Salas tiene que conseguir que el museo sea una realidad”, ha apuntado la edil. Es una infraestructura “imprescindible” para el municipio, un “revulsivo” cultural y turístico, que ayudará a impulsar los yacimientos de dinosaurios, un “filón científico y social”. De hecho, el Museo de Dinosaurios se “vende” como un centro de protección, interpretación, conservación y difusión del yacimiento de icnitas de Costalomo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), ha recordado Ada Marcos.

Parcela definida

Hace tiempo que las actuales instalaciones se han quedado pequeñas para albergar los hallazgos paleontológicos de la Sierra de la Demanda; y tiempo acumula también el proyecto para la construcción de un nuevo museo. Sin embargo, ahora parece que la iniciativa está encarrilada, pues se ha elegido una parcela para su ubicación (en San Isidro), que goza del beneplácito de políticos, técnicos y profesionales, la condición impuesta por Patrimonio Cultural de Castilla y León para retomar el proyecto.

La parcela ya se valoró en su momento, se descartó y ahora se ha replanteado la propuesta, aceptada por todos los implicados. Una vez cumplido con ese trámite, el Ayuntamiento está a la espera de la resolución de la Junta, que debe decidir qué pasos dar para materializar el proyecto. Ahora que parece que el Gobierno regional cuentan con dinero para inversiones, 2018 tendría que ser un año clave para el Museo de Dinosaurios, sobre todo si se consigue financiación del 1,5 por ciento Cultural.

viernes, 11 de agosto de 2017

HORARIO MUSEO DE DINOSAURIOS FIESTAS PATRONALES 2017

Con motivo de las Fiestas Patronales de Nuestra Señora y San Roque de Salas de los Infantes, el Museo de Dinosaurios tendrá el siguiente horario:





































Después de las Fiestas Patronales, el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes, volverá a su horario habitual de apertura.

¡DESDE EL MUSEO DE DINOSAURIOS Y LA FUNDACIÓN DINOSAURIOS CYL OS DESEAMOS UNAS FELICES FIESTAS A TODOS LOS SALENSES Y A TODOS LOS VISITANTES!